Píldoras. Fuente: unsplash.com

Los ciberataques llegan a los Juegos Olímpicos

La Agencia Mundial Antidopaje ha confirmado que un grupo de espionaje ruso accedió a sus datos.

‘Tsar Team’ (APT28) o ‘Fancy Bear’ así es como se conoce los hackers rusos que han atacado la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), accediendo a la información de varios deportistas y a sus datos médicos confidenciales, como las Exenciones de Uso Terapéutico (TUE), con el objetivo de acusar de dopaje a varias deportistas del equipo olímpico norteamericano, haciendo público estos datos en la red.

Según la AMA, los ciberdelincuentes accedieron ilegalmente a la base de datos de su Sistema de Administración y Gestión Antidopaje (ADAMS) a través de una cuenta del Comité Olímpico Internacional que se creó con motivo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. De esta forma, el ‘Tsar Team’ obtuvo datos médicos confidenciales de la gimnasta Simone Biles, las tenistas Venus y Serena Williams y la jugadora de baloncesto Elena Delle Donne.

Finalmente, las acusaciones vertidas por los ‘Facy Bears’ han quedado en nada, ya que todas las atletas norteamericanas han justificado y argumentado el uso de medicamentos durante las competiciones. Simone Biles sufre Trastorno de Déficit de Atención por Hiperactividad (TDAH), por lo que recibe un tratamiento médico farmacológico desde que era niña. Por otro lado, la mayor de las hermanas Williams, Venus, ha afirmado que ha “seguido las reglas del programa antidopaje” y que por ello le han concedido la excepción por uso terapeútico, ya que el informe de la AMA publicado señala que ambas tomaron antiinflamatorios, broncodilatador y analgésicos. Y, por último, Elena Delle Donne se medica para contrarrestar sus episodios de fatiga súbita, por lo que la Agencia le concedió la exención.

Las TUE se conceden si la medicación no produce una mejora significativa del rendimiento del deportista, si su salud puede verse perjudicada y si no hay un tratamiento alternativo. De este modo, se permite usar al deportista sustancias que estarían prohibidas. Para conceder la TUE el deportista debe presentar un informe médico ante la Federación Internacional o su agencia nacional antidopaje al menos un mes antes de la competición, que la solicita a la AMA. Todo el proceso es estrictamente confidencial.

Este ciberataque para sembrar la duda sobre las estadounidenses se produce tras la exclusión del 30% del equipo olímpico y todo el equipo paralímpico ruso en Río por las denuncias de dopaje.